Polaroid – Una historia de esta cámara única

Las cámaras instantáneas Polaroid son una serie de cámaras de película instantánea creadas por la Corporación Polaroid, fundada por Edwin Land en 1937. La filosofía de estas cámaras era hacer que la fotografía fuera fácil y divertida, y producir un resultado instantáneo que permitiera a la gente ver las fotografías que han creado en segundos, no días después del proceso de revelado.

Las cámaras instantáneas Polaroid utilizaron tres tipos de película a lo largo de los años, incluyendo la película en rollo, que utilizaba dos rollos de película que realizaban diferentes partes del proceso de revelado, la película de empaque, que consistía en retirar físicamente la película después de cada toma y eliminar una capa de la película a mano para completar el proceso de revelado, y la película integral, que es la icónica película de autodesarrollo con borde blanco, «manos fuera» que la mayoría de la gente asocia con una cámara Polaroid.

Las cámaras Polaroid Instant han experimentado un resurgimiento en popularidad últimamente, junto con el crecimiento en popularidad de la fotografía de estilo retro o vintage. Estas cámaras son dispositivos extravagantes que producen un estilo de impresión interesante y muy único, y se pueden encontrar en muy buenas condiciones a precios muy baratos.

La única desventaja de tener una Polaroid es conseguir película para la cámara, ya que puede ser bastante caro y difícil de localizar. Sin embargo, esto está cambiando, con grupos como The Impossible Project creando nuevas películas instantáneas para las cámaras Polaroid para la nueva generación de fans de Polaroid.

Las cámaras instantáneas Polaroid son una forma única y divertida de fotografía que se recomienda para cualquier fotógrafo o entusiasta de la fotografía, o incluso para cualquier persona a la que le guste la idea de un recuerdo físico instantáneo, estrafalario y único de un momento especial. Si quieres revelar fotos polaroid tan solo tienes que comprar las hojas para revelar las fotos. Tan solo tienes que esperar a que se seque la hoja (no sirve de mucho mover la hoja como si fuera una abanico ya que lo que la revela es la luz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *